Infidelidad. ¿Cuestión genética?

El hombre macho tiende a la infidelidad y/o promiscuidad porque biológicamente es polígamo. En el Gen Egoísta, Dawkins indica que la mejor estrategia para el macho humano es hacer creer a su mujer que es fiel, y tener “otras mujeres”, con el riesgo de perderla si se entera. Esto se debe a que el gasto biológico del hombre para engendrar un hijo es muy pequeño, similar a calentar una taza de agua. En la mujer tener un hijo supone un gasto mucho mayor, por lo que tiene que escoger con más cuidado a su pareja. A su vez, el periodo de enamoramiento de 4 años, es el necesario para que un bebé sea casi autosuficiente.

Un estudio realizado por Spector (sobre 1.600 parejas de gemelas) demuestra que la infidelidad femenina se encuentra bajo una considerable influencia genética y, por ello, la conclusión lógica es que este comportamiento persiste “porque es evolutivamente ventajoso para la mujer”, según palabras del propio Spector. Según el estudio, si entre dos hermanas mellizas una tiene una historia de infidelidad, el porcentaje de que la segunda también sea infiel es superior al 55 por ciento. En general, se estima que el 23 por ciento de las mujeres no son fieles. En este sentido, estudios de ciertas tribus indígenas han demostrado que las mujeres que eligen a varios hombres para procrear son más fértiles, y sus hijos tienen mayor índice de supervivencia.

Esta estrategia sólo funciona con un número reducido de mujeres. Si existiera un grado excesivo de infidelidad femenina”, asegura Spector, “los hombres se darían cuenta. Con la consecuencia del abandono e incluso el asesinato de madre y cría”.

Un estudio realizado por los profesores en la Universidad de Nuevo México, ha demostrado que las mujeres son sexualmente más activas pocos días antes, durante y después de su período de ovulación. Los resultados muestran que las mujeres presentan mayor interés sexual y fantasías hacia el resto de los hombres –no hacia su pareja– cuando son fértiles que cuando no lo son”. Investigaciones realizadas en varios países han revelado que el 10% de recién nacidos no ha sido concebido por quien dice ser el padre.

La Fundación Futuro realizó un estudio en el que se presentaba que 57 de cada 100 mujeres casadas en el estrato socioeconómico alto han tenido una relación extramarital durante su vida matrimonial. Este giro se ha dado, según su visión, por la nueva forma que tiene la mujer de vivir su sexualidad.

¿Te gusta este artículo? Compártelo con tus amigos:

Otros artículos:

Deja una respuesta