Infidelidad: 36 horas para traicionar a tu pareja

Infidelidad: 36 horas para traicionar a tu pareja

Pintar una habitación, preparar un banquete, salir de la ciudad de paseo y volver a casa… 36 horas bastan para realizar estas actividades, y también ¡para engañar a la pareja!

Contrario a lo que podría pensarse, un amorío extramarital requiere únicamente un par de horas para concretarse. Cuando menos eso afirma Ashleymadison.com, el portal líder en citas extramaritales.

De acuerdo con el sitio especializado en relaciones discretas, se registran más inscripciones masculinas a las 8:30 a.m., y femeninas, a las 10:30. Una vez que se han inscrito, mujeres y varones esperan hasta la hora del almuerzo para saber si continuarán o no con el plan de infidelidad. Su decisión dependerá de las respuestas de otros usuarios: éstas llegarán a partir de las 3 p.m. en el caso de las mujeres y después de las 4 p.m. en el caso de ellos.

“Es interesante conocer la actividad de nuestros usuarios, quienes después de tener su primer contacto con el sitio y ver la respuesta del sexo opuesto, deciden seguir adelante hasta concertar una cita. Hemos comprobado que los hombres que mandan nueve mensajes o más tienen 219% de posibilidad de lograr lo que buscan”, menciona Daniela Torres, coordinadora de operaciones en América Latina.

Del dicho al hecho…

Cuando llega el momento de la conversación, tanto ellos como ellas tardan en promedio 18.3 minutos en intercambiar números telefónicos y correos electrónicos. La noche, alrededor de las 10, es el momento ideal para hablar de intereses.

“Las mujeres tienen gran iniciativa para entablar una conversación; 2 de cada 5 dan el primer paso para conocer a su próxima aventura”, agrega Torres.

La mañana del día siguiente es crucial para saber si se concreta la cita, o bien, se busca otro prospecto. Las citas suelen concertarse a la hora del almuerzo, entre las 12 y las 2 p.m.; entonces, ambas partes buscan ir más allá de la pantalla y conocerse en carne y hueso.

Llega la noche del día siguiente, y con ella la adrenalina de descubrir si la otra persona tiene los mismos deseos de consumar un amorío, de trascender una simple charla. De las 5 a las 8 p.m. se descubre el misterio: se consuma el encuentro o se continúa la búsqueda.

Fuente: terra.com.mx

Other Posts

Deja una respuesta