Infieles en la red

Infieles en la red

En la red social para personas que quieren ser infieles más popular hay más de 16.000 perfiles de aragoneses, el doble de hombres que de mujeres.

LOS ARAGONESES INFIELES ABUNDAN EN LA RED

A un hombre contactar por primera vez con una mujer le cuesta 5 créditos, 2.5 euros.. Entre los perfiles de la red social más popular para personas casadas que buscan ser infieles hay, concretamente, 16.888 aragoneses.

Hombre comprometido que busca mujeres. Mujer comprometida que busca hombres. Esa es la carta de presentación básica de ambos sexos en la controvertida red social Ashley Madison.

De entre esos aragoneses que se hicieron perfiles en la web para cotillear y saciar la curiosidad, entre otras cosas, el 58% de los hombres afirma estar casado y el 46% de las mujeres también. Los demás son avispados solteros que ven la red como la gran oportunidad de convertirse en amantes pasajeros de personas insatisfechas.

Esta red social llegó a España en 2011 y en menos de dos años cuenta ya con 850.000 españoles inscritos. Además, desde la empresa aseguran que España es el segundo país del mundo (está presente en quince países) con más inscripciones femeninas, justo detrás de Australia. Aún así, en Aragón hay el doble de hombres inscritos que de mujeres.
La doble vida

“Hay cosas que mi marido no me da”, dice una usuaria, de 37 años, que define a su pareja como un “amigo y compañero” que le aporta, según dice, “la seguridad y tranquilidad de estar con alguien”.

Lleva once años con su pareja y seis casada. Desde hace tiempo mantiene, además, una relación paralela con otro hombre que conoció a través de la red social. Se encuentran siempre en hoteles a las afueras de la ciudad, para no arriesgarse a ser descubiertos: “Una vez llegué a casa con un esguince en el pie de haber estado con mi amante, menos mal que tenía el gimnasio como excusa”.

La edad media de los usuarios de la célebre web de infieles es de 37 años y, por capitales de provincias, en Zaragoza hay 10.478 inscritos, en Huesca 572 y en Teruel 272.

Según un estudio de la propia red social, los inscritos comparten un perfil profesional muy definido. Los directivos de empresas parecen los más dispuestos a tener una aventura, ya que el 21% de los hombres con un perfil en Ashley Madison y el 17% de las mujeres afirman ser altos directivos.

Además, entre los hombres abundan los empleados de banca (16%) y los comerciales (12%) y entre las mujeres las administrativas (14%) y las camareras (10%).
El precio de la infidelidad

Inscribirse es gratuito para ambos sexos y navegar entre los perfiles por rangos de edad, intereses y procedencia también lo es. Sin embargo, iniciar el contacto solo lo es para las mujeres. Los hombres que deseen comenzar a chatear con alguna candidata deben gastar cinco créditos (se venden en bonos de 100 que cuestan 49 euros), y a partir de entonces pueden comunicarse sin límite por chat y mensajes privados.

Muchos usuarios califican de “estafa”
el tener que pagar cerca de 20 euros por eliminar el perfil de forma definitiva y algunos, incluso aseguran que los mensajes que reciben de mujeres parecen “monitorizados y falsos”.

La denominada ‘cita fantasía‘ es otra de las opciones, también gratis, que ofrece la red social, un chat en vivo con webcam que permite tapar la cara de ambos con una especie de máscara, de forma que la identidad permanezca oculta hasta estar seguros de que no tienen ningún conocido en común que pueda ‘arruinar’ su incursión en el mundo de la infidelidad. La galería de fotos también puede ser privada y entonces, para que alguien pueda acceder a ella, habrá que enviarle (gratis) una ‘llave virtual’.
Las dos caras de la moneda

Otra mujer, esta vez de 28 años e inmersa en una relación desde hace dos años, reconoce que se conecta a diario “para curiosear” y que ha contactado “con miles” de personas: “Pero cara a cara solo he quedado con dos, me gusta el tonteo pero para dar el siguiente paso me tienen que ofrecer algo más”, asegura esta joven que mantiene el contacto con las dos personas con las que quedó en persona: “Los dos me sorprendieron gratamente, suelo quedar más en sus casas porque un hotel es demasiado frío”.

Un hombre, por su parte, defiende que sus infidelidades “no son nada en contra de su pareja”, con la que lleva casado diez años y asegura ser “feliz”. Sin embargo, reconoce que se conecta a la red social una o dos veces al mes: “Encuentro lo que busco y después ya me relajo”, afirma indiferente. Desde que es usuario de esta red, un año, asegura además haber quedado en persona con dos mujeres en varias ocasiones.

Lo curioso de los usuarios entrevistados es que, por norma general, pondrían la mano en el fuego por la fidelidad de su pareja y, si tuviese lugar una infidelidad, no lo tolerarían:Si me llegara alguna prueba de una indidelidad suya la relación se acabaría”, asegura la joven de 28 años. El hombre afirma tajante que no le parecería bien y la mujer de 37 “que no lo entendería”. “Si él me fuese infiel tendríamos que sentarnos a hablar y ver en qué hemos fallado”, afirma convencida mientras relata sus encuentros con su amante “de larga duración”.
Un ‘app’ para encuentros ‘rapiditos’

Ashley Madison cuenta además con una aplicación para smartphones que permite localizar a personas conectadas y dispuestas a tener una aventura en un radio de 150 kilómetros. “Útil -según la empresa-, para viajes de trabajo y ocio”.

 

P. P. G. Zaragoza| 05/03/2013 a las 06:00

Fuente: Heraldo.es

¿Te gusta este artículo? Compártelo con tus amigos:

Otros artículos:

Deja una respuesta